03 julio 2017

Un instante en el camino

Migrantes. Foto de Ginebra


Un día de septiembre emigró y recorrió una distancia más grande de lo que había imaginado cuando decidió alzar el vuelo y dejar atrás la vida sencilla que la había acompañado desde que rompiera el cascarón del huevo y viera la luz del sol y el azul del mar por primera vez.

Exhausta y desorientada, aterrizó en un prado cuajado de margaritas.Escarbó en la tierra recién arada y degustó lombrices de varios tamaños. Ahíta, descansó a la sombra de un árbol centenario y durmió un par de horas.

Reanudó su viaje sin tener ni idea de adónde quería llegar. Avistó castillos y sobrevoló cauces. Dejó atrás montañas,valles, fortalezas y casonas en ruinas. Se posó en el tejado de alguna iglesia y compartió almuerzo con otras aves viajeras.

Tras varias semanas de viaje, aterrizó en una ciudad portuaria en la que desembocaba un río que atravesaba un país entero. Atraída por el ajetreo del muelle, el griterío de los estibadores y el olor a pescado, descendió con vuelo tenue y curioso por las callejuelas estrechas y las balconadas  atestadas de brotes de geranio. 

Percibió que en esa jungla pavimentada con adoquines de piedra podía encontrar un sitio en el que pasar el invierno. No dudó en preguntar el camino hacia el albergue para gaviotas solitarias con la idea de encontrar otro viajero tocado con su misma filosofía y percepción de la vida y el devenir con el que compartir un instante en el camino.

4 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Quien pudiera volar para decidir desde lo alto en que adoquines intentas pasar el invierno...
Es que las historias avícolas dan mucho de sí.

Bicos voadores

Gabriela dijo...

Aquí vamos volando, así como ella buscando refugio invernal.
Faltan.
Faltan abrazos.
Por suerte Bob nos trae uno!

Sara dijo...

Si yo fuese gaviota me quedaría siempre en el mar, siempre en el mar...hasta en el mar invernal. Aunque a veces iría a la montaña de gaviotas.
Mi abrazo lleno de verano preciosa Maribel bonita, me imagino que estéis pasando mucho calor. Un abrazo también para Álvaro y para ti de parte de Manuel, de los dos.

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Una Juan Salvador Gaviota cualquiera, diría... haciendo su particular viaje.
Me encanta Bob Marley. ¿Conoces a UB40?
Bonita foto.

Sobre Chauén y Marruecos... es un país muy seguro. Se puede viajar con total tranquilidad ,cuidan el turismo, especialmente es las ciudades.

Un beso

· LMA · & · CR ·