19 mayo 2018

Paisajes cercanos


Los humanos, como los patos de la charca, somos animales gregarios (sociales o políticos diría Aristóteles) y ,como ellos cuando surcan las aguas, caminamos juntos algunos tramos en la ruta de nuestra existencia.
Encontramos compañeros entrañables (otros que no lo son) hacemos amigos,  conectamos con gente anónima con la que compartimos instantes o anécdotas  en las que puede surgir cierta empatía, ese "ubuntu" que tanta falta hace. 


Unos, muy pocos, se quedarán siempre a nuestro lado, aunque hayamos decidido tomar caminos diferentes. Otros saldrán en desbandada y nunca se volverá a saber. En el círculo que blinda el existir ha de ser así.


Agua y Nieve (paisajes cercanos). Fotos de Ginebra

Es entonces cuando, desde la distancia que es nuestro retiro, observamos este devenir de cosas que forman parte de nuestras vida.

La distancia es la frontera que trazamos ante el desapego, la decepción , el desengaño o la desilusión que nos causan los hechos y las personas; y ,a la vez. es el refugio en el que nos podemos ver sinceramente, reencontrándonos con nosotros mismos en una observación sin maquillar.

10 mayo 2018

Siempre el viento


El castaño que quiere alcanzar los jirones de nieve sembrados en el océano del cielo; las nubes que juegan a deshacerse y rehacerse; a formar imágenes sencillas o difíciles de imaginar en el puzzle mental del que observa desde abajo. El viento, que siempre está presente, deshace a capricho las formas etéreas y vaporosas. 
Un pájaro canta en una rama, mientras el tiempo pasa y los recuerdos perduran. Puedo tocar su tristeza...

Fotos de Ginebra

Romeo subió al tejado un día claro para colocar unas tejas que el viento había movido en una noche de tormenta. La gotera persistente tiene los días contados.
Miro a Romeo y él me ve, sonríe y me saluda. Intuyo un guiño, como suele hacer cada vez que nos encontramos. Tiene un nombre literario, voz de locutor, manos de albañil y corazón de poeta. 
Romeo adora las alturas. Sueña con subir hasta la cabina de un aerogenerador, mientras tanto, ensaya con algo más accesible: los tejados del barrio.

06 mayo 2018

Zapatos nuevos


Veo su desconfianza en la mirada, hemos encerrado en el corral al otro caballo y a él no. Eso no sucede nunca, supongo que pensará en su mente de cuadrúpedo, a la que yo, como humana, no tengo acceso, aunque con los años se puede conocer un poco a estos seres maravillosos que son los caballos. 


Hemos quedado con Tomás, el herrador, hoy toca calzarse unos zapatos nuevos. A Tomás le encanta su profesión, se le nota mucho. Me habla de sus caballos, de los días en que tiene tiempo para montar y me repite lo mismo que me dice siempre: "¡qué buenos cascos tiene tu caballo!" están muy sanos y se ve que tiene un aplomo perfecto en el trote y el galope. 
Que el herrador diga eso es un motivo de alegría, porque sabemos que en los cascos, precisamente, radica gran parte de la salud del caballo.


Hace un día soleado, templado y apacible. Hemos montado un par de horas por las dehesas colindantes a la finca, plenas de verdor y de flores multicolores.


El herrero tiene trabajo pendiente en el pueblo, tiene que herrar a un potro que están domando antes de la romería.
Me gusta escucharle hablar de sus experiencias en este trabajo ,del nervio o temperamento cambiante según la sangre, el carácter o la doma (como las personas, pienso yo para mis adentros. Hay de todo, "como en botica"). Le pregunto si recuerda alguna coz con especial nitidez y, sonriendo, me dice que desde luego que sí. Que tiene incluso alguna que otra cicatriz de sus primeros años en el oficio, pero que ya es "perro viejo", y que con solo una ojeada puede prever con quién se está jugando el tipo. La sabiduría popular y, en este caso, laboral, le contesto, que no es "moco de pavo".

 Mi caballo, día de herraje. Fotos de Ginebra

02 mayo 2018

Equilibristas




Llanos de Cáceres. Fotos de Ginebra

El bosque mediterráneo o dehesa es el ecosistema que se extiende por la mayor parte de la superficie extremeña. Su conservación es fundamental para la subsistencia de buena parte de la población rural de numerosas comarcas.

La mayoría de las veces suelo hacer mis rutas a caballo, pero también las recorro a pie. En mis trayectos me encuentro con ciclistas y con los vehículos a motor de los ganaderos, pero en general, son los sonidos propios de este bosque los que percibo e incluso inhalo.

El equilibrio entre el medio físico y la actividad humana es el elemento fundamental, aunque igualmente interesante es su biodiversidad  autóctona y  estacional, como es el caso de la grulla del centro y norte de Europa que pasa los inviernos en esta comunidad (el 80% de las grullas europeas eligen Extremadura como destino invernal).

La capacidad de adaptación de la flora a un medio que sufre altas temperaturas en verano, y dónde suelen escasear las precipitaciones durante largos periodos del año son motivos suficientes para que cualquiera pueda enamorarse de estos paisajes. antropizados de una manera eficiente, racional y, por tanto, de un modo bastante ecológico (teniendo en cuenta que todo puede mejorarse).

La dehesa es un modelo de economía sostenible y, por tanto, de futuro. Así, tenemos la obligación de conservarlo y también de potenciarlo porque esa es la mayor riqueza que tenemos en esta tierra olvidada por todos los gobernantes de la nación y todos los planes de desarrollo. De la sostenibilidad depende nuestro nivel de vida, o mejor dicho: la calidad de ésta.

El turismo internacional, concretamente inglés, holandés y alemán, es el que más nos visita. Buscan un bosque bien conservado y, sobre todo, el avistamiento de aves tales como el buitre negro y el buitre leonado, especies en las que somos una potencia mundial en cuanto al número de ejemplares; la cigüeña negra, el águila real e imperial, especie esta última que sólo habita en cuatro comunidades españolas y en Portugal.

Conocer, observar, comprender y respetar. Es tiempo de valorar lo que tenemos alrededor, de descubrir ese tesoro que es un recurso seguro para los jóvenes que no quieren emigrar. Formarse como guías de la naturaleza, biólogos, hosteleros, etc es una opción necesaria y práctica al mismo tiempo. 
La paradoja de esta tierra olvidada de los planes industriales y mineros es, por tanto, una tierra rica en recursos naturales y éste es nuestro futuro y debe ser nuestra opción de desarrollo.

24 abril 2018

Flores para todos


Sin apenas darnos cuenta, todo se ha cuajado de flores amarillas salpicadas de tonos lilas y blancos. En perfecta armonía cromática, el tapiz es un regalo para los sentidos (sobre todo si no se es alérgico).
Hoy no hay nadie en el banco frente a la charca. Es un sitio vacío, pero no es un lugar solitario, todo lo contrario, suele estar muy concurrido e incluso me atrevería a decir que disputado.


El color, las formas, el delicado tacto... Flores silvestres en un jarrón de hospital. Flores en la mesilla de una cama ocupada por una adolescente alcanzada por la metralla de un bombardero mientras veía la televisión en el salón de su casa... Flores para ella, flores para ellos, flores para todos, menos para esos...

13 abril 2018

Paisajes humanos


Una mujer con sombrero descansa apoyada en su bastón. Mira hacia el curso de la garganta, aunque no podemos ver sus ojos, los oculta tras unas oscuras gafas de sol.
Piensa, tal vez, en el trecho con pendiente que falta para llegar al final de la ruta, a la cima dónde nace el cauce, uno de tantos que recorren este valle.

Los robles aún están desnudos, despuntan los primeros brotes, pero son muy tímidos todavía. La mujer no repara en ellos, en cambio yo he tomado esta instantánea porque el fondo del retrato me pareció sublime. El ramaje de todos los árboles en perfecta simetría orientado hacia el curso de la garganta, como si quisieran contarle al cauce un secreto...


Un músico con gorra afina su guitarra y prueba el sonido del micro. El concierto está a punto de comenzar. Se trata de un recital de poemas de Hernández, Alberti y otros poetas del '27 a quien el compositor ha puesto música.

Su voz es aterciopelada y clara, muy indicada para este tipo de espectáculos.
Mientras acabo mi cerveza en la terraza de enfrente, oigo los preparativos y me deleito en la belleza de este barrio y este pueblo.

03 abril 2018

Círculos

Círculos. Foto de Ginebra

El círculo se ha cerrado. Las ramas han atrapado mi nube, en la que sigo desde el punto de partida. No he podido apearme, me ha dado pereza hacerlo.No es la nube azul de la que habla Fito, no; es blanca y algodonosa, me recuerda una cucharada de azúcar glas con muescas de chocolate, esos son los brotes nuevos del roble: virutas de chocolate.

El cielo azul es testigo de esa armonía que encierra y, a la vez , lo cierra todo. El círculo como el recuerdo del útero materno y sola me dejo mecer por el viento y las ramas. No sueño; en este lugar no hace falta hacerlo, porque es un sitio alejado de toda coordenada geográfica, fuera del arco de cualquier medida de longitud o de latitud...La vida común se desarrolla abajo, aquí no llegan las ilusiones, los proyectos ni las decepciones. Es una balsa ingrávida con vida propia.